Martes 31 de marzo de 2020

Dolores de espalda, qué hacer?

Compartir la nota

En algún momento todos tenemos dolor de espalda. Ya sea cervical o lumbar, luego de algún mal movimiento o simplemente al despertar después de una mala noche. Y es completamente normal. El problema es no saber como tratarlo, aun mas cuando el dolor pasa de agudo a crónico. O, si pasa a mayores, ya generando alguna protuberancia discal o una hernia en el peor de los casos.

¿Pero qué hacer entonces? ¿Qué cosas son ciertas y cuales son mitos crecidos en la (no) sabiduría del barrio? Acá un resumen que seguro te sirva y mucho para lidiar con este dolor tan familiar para todos.

Para empezar, no se debe minimizar la situación. El dolor nunca es psicológico. El dolor de espalda, como cualquier otro dolor, tiene su origen en el cerebro, pero no es psicológico. Si hay dolor, hay algún problema físico real, ya se por puro dolor muscular o porque algún musculo contracturado e inflamado está presionando un nervio. Otro mito frecuente es culpar a la artrosis. La artrosis no duele, en todo caso duele una crisis inflamatoria de las articulaciones. Pero el hecho de que tu espalda tenga artrosis no es sinónimo de dolor.

Es real que muchos dolores nacen en el horario laboral. Pero el trabajo en sí no produce dolor de espalda sino en realidad la mala postura al sentarnos durante ocho o mas horas diarias en el escritorio. También puede ser por movimientos incorrectos al movernos o levantar peso. Pero de nuevo, el dolor tiene su raíz en la falta de movilidad o fuerza suficiente en ciertas zonas del cuerpo.

¿Qué hacer si ya apareció el dolor? En una crisis aguda de dolor no se recomienda levantar peso durante los primeros días, pero conforme mejore, o si el dolor ya se hizo crónico, levantar peso y entrenar la zona baja de la espalda correctamente es completamente posible e incluso muy recomendable para la recuperación. Como detalle no menor cabe destacar que las fajas y cinturones lumbares no son recomendables. Incluso son contraproducentes, ya que tienden a aflojar la tensión abdominal y lumbar, y por ende, toda la musculatura de la zona media que debería proteger nuestra columna termina debilitándose.

La mayoría de los problemas de la espalda se tratan primero sin cirugía. Y de hecho la mayoría no necesita cirugía. Y es importante destacar que no hay evidencia científica hoy que el ultrasonido elimine y ni siquiera mejore el dolor de espalda. Si hay una crisis de dolor se puede hacer reposo, pero no se recomienda mas de tres días. Al contrario, hay que moverse, aunque haya dolor. No moverse es absolutamente dañino para la zona afectada.

Las pastillas para el dolor no modifican nada en nuestro cuerpo, sólo lo anestesian por un rato, por tanto, nuestro problema continuará. El problema de raíz volverá a atacar, así que mejor procupate por la cura real. Tratamientos que si modifican el dolor: la actividad física, entrenamiento de la fuerza y desarrollo de la movilidad y flexibilidad de la zona. Es fundamental realizar ejercicios de fortalecimiento del Core (abdominales, lumbares, músculos de la cadera, glúteos) como abdominales, espinales, planchas, pesos muertos, buenos días y puentes de cadera. Por supuesto, y como siempre, guiado por profesionales del ejercicio.

Y no te olvides: que el dolor sea constante depende mas de nosotros mismos que de nuestra espalda. Es absolutamente falso que el dolor nunca vaya a desaparecer. Todo depende de vos.

 

Lic. Jordan Vecino

Comentarios