Domingo 17 de noviembre de 2019

Alberto cuestionó el informe del Gobierno: “Paren con la mentira”

Compartir la nota

El nuevo Presidente de los argentinos, Alberto Fernández, que asumirá el próximo 10 de Diciembre, cuestionó duramente desde su gira en México, el informe económico que fue presentado por el gobierno actual.

En declaraciones expresó: “Aunque queden 10 minutos de gobierno, les pido que paren con la mentira, porque hace dos años nadie pensaba que Argentina iba a tener la crisis que tiene y es producto de la gran inoperancia del Gobierno”.

El informe fue presentado cuando ambos partidos se encuentran en una transición de gobierno. Y el mismo asegura dejar un punto de partida mucho más sano que el de 2015 y justifica la reposición del cepo cambiario por el miedo de la gente respecto a qué pueda pasar en el futuro; e insiste en que el trazado por el actual jefe de Estado es el camino correcto para tener un país mejor.

El texto desarrollado tanto por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, como por el Ministro de Economía, Hernán Lacunza, manifiesta: “El país está listo para crecer. Sin magia, sin mentira y sin ficción, gracias al esfuerzo de todos los argentinos, hemos revertido la herencia de 2015”

El titulo del mismo es: “Ocho puntos sobre la economía” y que comienza con el capítulo “Sobre la herencia económica que dejamos”.

Fernández sostuvo que: “Después de haber visto salir decenas de millones de dólares sin intervención del gobierno de Macri, en los últimos días fijaron una norma para impedir ese drenaje de dólares que hizo que las reservas hoy hayan languidecido del modo que ocurrió”

Y advirtió que: “hay que decirle a la gente que este problema de la deuda no existía hace cuatro años y hace dos años nadie pensaba que la Argentina iba a tener la crisis de deuda que hoy tiene, que es producto de la gran inoperancia del Gobierno”.

Dentro del informe realizado por el Gobierno se destacan los principales obstáculos que debió esquivar: “un Banco Central sin reservas y restricciones cambiarias para importar y viajar; un déficit fiscal brutal (7% del PBI) con una presión impositiva récord; un desempleo mentiroso y una pobreza estructural altísima; una inflación ya alta durante 8 años y en ascenso; un tipo de cambio atrasado, que perjudicaba la actividad productiva”.

También hay lugar para críticas a la gestión kirchnerista: se remarca que Macri recibió de Cristina Fernández de Kirchner “un Estado arrasado, dominado por punteros y copado por militantes y empresas públicas quebradas, y una crisis energética con tarifas atrasadas que se sostenía con permanentes cortes de luz y gas y se abastecía con carísimos barcos de gas licuado que venían de Venezuela bajo contratos muy dudosos”.

A su vez se admite que: “es cierto que en 2019 hay problemas y que la inflación sigue alta, pero reafirma que el punto de partida para 2020 es mucho más sano. Apunta que hay equilibrio fiscal primario, una menor presión tributaria, que de todos modos sigue alta; expone que hay un tipo de cambio competitivo que permite un comercio balanceado, sin sorpresas para el futuro”

Las mejoras en materia de infraestructura y el autoabastecimiento energético son otros de los logros que se destacan. “A fines de 2019 las condiciones estructurales de la economía argentina habrán mejorado sustancialmente”. “En 2020 las exportaciones serán el motor más dinámico del crecimiento, con las cantidades exportadas cerca de su máximo histórico, con previsiones de buena siembra y cosecha; la maduración de algunas inversiones (como Vaca Muerta) y la tracción de Brasil como destino principal de nuestra manufacturas industriales”.

El eje número 3 es la inflación: concede que todavía “sigue alta” y expone que se trata de un problema de “décadas” de “una economía que en forma permanente parece querer vivir por encima de sus posibilidades”. “Lamentablemente no se puede eliminar de un día para el otro, pero hemos dado los pasos necesarios para ver una reducción sostenida y sostenible”, indica.

Sobre la situación fiscal, el Gobierno remarca que “en 2019 el Estado argentino prácticamente va a alcanzar el equilibrio primario”

Con respecto a la deuda, uno de los aspectos que más se le cuestionó al Gobierno, la explicación oficial es que “tuvimos que pedir prestado porque heredamos un déficit enorme y porque habían quedado muchas cuentas sin pagar del Gobierno anterior. “Dos de cada tres dólares que tomamos de deuda fueron para mejorar los plazos o las condiciones de deudas viejas o, también, para cambiar los acreedores”. De todos modos, sostiene que si se mantiene un presupuesto equilibrado en los próximos años, “la deuda dejará de ser un problema”.

Comentarios