Lunes 06 de julio de 2020

Cómo lidiar con el dolor de bazo

Compartir la nota

Todos pasamos alguna vez por esa situación desagradable. Ya sea antes, durante o después de una actividad física, un dolor agudo punzante al costado del estómago, imposible de soportar. La molestia es tan intensa que el cuerpo se contorsiona y es tan común que todas las personas lo han padecido en algún momento.

Se trata del dolor de bazo, también conocido como dolor abdominal transitorio relacionado al ejercicio.

Esta molestia aparece en el costado izquierdo del cuerpo cuando se hace cierto tipo de actividad física, generalmente de alta intensidad, y es, incluso, por ejemplo, en el caso de muchos corredores su perdición.

¿Por qué se da esta dolencia?

Todavía no se sabe exacto qué lo origina, pero hay varias teorías al respecto de su origen.

Una teoría es que se produce una redistribución del flujo sanguíneo durante el ejercicio y esto genera una distención aguda de la cápsula del hígado o bazo y esto causa dolor. Sin embargo, esto pareciera ser incorrecto ya que se sabe que el flujo sanguíneo en los órganos del abdomen se reduce durante el ejercicio, ya que la sangre se redirecciona a los músculos y por ende no habría motivos para una dilatación de esos órganos.

La segunda teoría habla de una irritación del diafragma, que, si bien no tiene pruebas concluyentes, es donde coinciden la mayoría de los científicos. El diafragma es un músculo que separa la cavidad abdominal, donde se ubica el estómago, y la caja torácica, donde se encuentra el corazón y pulmones. Como mencionamos previamente, los músculos demandan mayor irrigación sanguínea durante la actividad física y es posible que entonces al haber menor flujo de sangre en el diafragma se produzca una inflamación de sus ligamentos y se generen así calambres.

La tercera hipótesis se relaciona con los jugos gástricos: dependiendo de la intensidad a la que se entrene, estos pueden también causar un estiramiento de los ligamentos y una sobrecarga en el diafragma, generando así el dolor.

¿Para qué sirve el bazo?

Este pequeño órgano de apenas 10 o 12 centímetros se encuentra situado en el abdomen, justo debajo del estómago y al lado del páncreas, en íntima relación con el hígado mediante un sistema venoso especial, y tiene una serie de funciones imprescindibles para el ser humano.

El bazo tiene como una de sus funciones principales destruir células sanguíneas viejas, producir células sanguíneas nuevas y mantener cierta cantidad de reserva sanguínea para situaciones de emergencia. Así, además de ser el eje central de sistema linfático, el bazo tiene entre sus funciones limpiar o depurar la sangre, ayudar en la defensa frente a infecciones corporales, mantener el balance de líquidos en general y producir células del sistema inmune.

¿Cómo calmar el dolor?

Las sugerencias ante los diferentes estadíos del dolor son los siguientes.

Ante el primer signo de dolor, disminuir la intensidad del ejercicio. También se puede contraer los músculos abdominales y respirar con menos frecuencia, pero más profundo, exhalando forzadamente. Si la molestia no disminuye, lo mejor es detener el ejercicio y caminar despacio por un rato.

En caso que el dolor persista, se puede estirar el abdomen y presionar la zona donde se intensifica el dolor o cambiar el ritmo de respiración, buscando una más abdominal, aunque estas soluciones son más temporales que permanentes.

Las buena noticia es que con entrenamiento este dolor es cada vez menos frecuente. Esto se debe a que, si bien el dolor de bazo no es exclusivo de los deportistas casuales, se evidencia menor aparición en deportistas profesionales. A medida que las personas van mejorando su condición física y su frecuencia de entrenamiento, las probabilidades de sufrir de esta puntada en el abdomen se reducen, ya que los músculos se ponen más eficientes.

 

Lic. Jordan Vecino

 

Comentarios