Martes 24 de noviembre de 2020

El 1 de Julio llega de nuevo el Aislamiento estricto en el Área Metropolitana

Compartir la nota

Llego el día y el Presidente de la Nacion, Alberto Fernández, anunció este viernes que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) volverá a una fase estricta del aislamiento social preventivo y obligatorio, entre el 1 y el 17 de Julio, el objetivo que vovler a aplanar la curva que en estos últimos creció de manera exponencial.
“Hoy el 97% de los casos que se detectan ocurren en el Área Metropolitana de Buenos Aires, y en los últimos 20 días los casos aumentaron un 147% y los fallecidos aumentaron un 95%”, informó el mandatario desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.
Y subrayó: “Tenemos que hacer algo para parar el ritmo del contagio, para aliviar las camas ocupadas y seguir garantizando que todos los argentinos tengan la atención que merecen”, al tiempo que explicó que “debemos ser solidarios con el resto del país”.
Las nuevas restricciones al aislamiento social preventivo y obligatorio implicarán la limitación en el uso del servicio de transporte público, que estará destinado exclusivamente a los trabajadores de los servicios esenciales, que son 24 según el artículo 6° del decreto 297/2020.
Quienes estén en esta última situación y se trasladen con sus automóviles deberán solicitar nuevamente el permiso de circulación correspondiente. “Vamos a volver a sacar a las fuerzas de seguridad para controlar el tráfico de automóviles y de personas para que sólo se muevan los que cumplen actividades esenciales”, enfatizó el Presidente.
En ciertas zonas del Gran Buenos Aires se permitirá el funcionamiento de algunas industrias como parques industriales, aquellas que exigen procesos continuos de producción, y las que producen con fines de exportación.
Respecto del empleo público, se propiciará que tanto en Nación, como en Ciudad y Provincia se limite la circulación de trabajadores para incentivar el trabajo remoto en todos los casos en que pueda realizarse.
El mandatario anunció también que el Gobierno nacional continuará asistiendo al trabajo y la producción en las zonas afectadas del AMBA, así como continuará con el pago del IFE a quienes lo necesiten en esa área, en Chaco y en algunas zonas de Río Negro. “Así, estaremos preservando el empleo y dando tranquilidad a los empresarios, aliviándolos de una inversión muy alta que son los salarios”, destacó.
Recordó que “los comerciantes y los profesionales independientes tienen la posibilidad de acceder a un crédito a tasa 0, en relación a sus actividades”.
Por último, informó sobre la continuidad del plan Detectar tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires para descubrir contagios y dar los tratamientos que corresponden a los vínculos de proximidad de quien tiene test positivo. “Profundizaremos con mayor cantidad de gente y de test”, señaló el mandatario.
“Vamos a mejorar nuestra capacidad de diagnóstico médico con test más rápidos y vamos a aprovechar mejor los centros de aislamiento”, subrayó el jefe de Estado.
Respecto de la importancia de continuar respetando el aislamiento social, el Presidente subrayó: “La cuarentena es un remedio, el único que conocemos. No tenemos que enojarnos con el remedio sino con la enfermedad. Lo que nos pasa es por la pandemia, no por el aislamiento. La economía sufre, pero se recupera. Estamos enamorados de la vida, por eso la cuidamos tanto. Por eso nos pesa tanto ese número trágico de mil personas que dejaron de estar entre nosotros”.
Y definió: “Por eso, con la conciencia que nos genera que no haya más muertos es que estamos tomando las decisiones que hoy tomamos. Pero quiero que todos entendamos que en este tiempo que pasó todo este esfuerzo que hicimos no fue inútil. Si no hubiéramos hecho lo que hicimos todo hubiera sido más grave”.
En relación a la tasa de crecimiento de contagios en todo el territorio, el Presidente explicó que “si Argentina hubiera seguido el ritmo de Brasil, hoy, tendría 10 mil muertos” y señaló que “la incidencia de la cuarentena está en la cantidad de fallecimientos. Ahí uno se da cuenta que tuvo sentido el esfuerzo”.
En cuanto a la situación económica en el resto del país, el mandatario señaló que “fuera del AMBA, la actividad económica funciona en un 80%, en 20 provincias el 95% de los comercios ya está trabajando y el Estado está apoyando a los argentinos en asistencia, pagar parte de salarios, pasando por asignaciones específicas”.
“Que nosotros hayamos podido dar el IFE evitó que entre 2 millones y medio y 4 millones y medio de personas cayeran en la pobreza y la indigencia. Es un enorme esfuerzo que hicimos entre todos”, expresó.
El anuncio se da luego de las consultas y comunicaciones que el mandatario sostuvo con el comité de expertos médicos y científicos que lo asesora permanentemente, y del contacto con gobernadores e intendentes acerca de la situación local frente a la pandemia de coronavirus en cada caso.
Luego del Presidente habló Larreta, quien expresó: “Valoro que estemos trabajando juntos como desde el primer día, porque esa es la mejor manera de cuidar a la gente. Van casi 100 días de cuarentena y yo sé la angustia y el cansancio que nos genera. Es una situación muy dura y muy difícil, pero esta cuarentena nos permitió evitar un colapso del sistema sanitario como pasó en otras ciudades del mundo”.
Y añadió: “En este momento de incertidumbre es fundamental contar con la información oficial. Así que voy a ser muy preciso y compartir los datos con ustedes y cómo, a partir de esos datos, se fundamentan las decisiones que tomamos. Tenemos la experiencia de otras ciudades del mundo con las cuales estamos en contacto y estudiamos qué cosas funcionan y cuáles no. A partir de esa experiencia siempre dijimos que los casos iban a subir; y, con los datos que tenemos, todo indica que ese momento ya arrancó. Hace tres semanas teníamos 400 casos nuevos por día en la Ciudad. La semana pasada teníamos un promedio de 650 y esta semana estamos en un promedio de 850 casos nuevos por día, con algunos picos de hasta 1.000. Estos datos muestran que la escalada es exponencial”.
El Jefe de Gobierno sostuvo: “La experiencia mundial también nos permite ver que, si después de la escalada hay una fuerte estrategia de detección de casos -como estamos haciendo con el plan Detectar- y de cuidados individuales y hay una restricción de los contactos entre la gente, los casos empiezan a bajar. Hoy, en la Ciudad, tenemos 22.816 casos confirmados acumulados. Estamos en un R de 1,1, que quiere decir que cada persona contagia a más de una persona y, por eso, la cantidad de casos nuevos por día aumenta. La consecuencia más grave de este aumento es el uso de las camas de terapia intensiva. Por más de que en la Ciudad hayamos cuadruplicado la cantidad y sumado insumos, personal y recursos, siempre hay un límite”.
A lo que agregó: “En este momento tenemos 4.724 personas entre aisladas e internadas: 3.512 de ellas se encuentran en hoteles porque presentan síntomas leves de la enfermedad y 1.212 permanecen internadas en hospitales, de las cuales 215 están en terapia intensiva. La gran mayoría de los contagiados son menores de 65: esto indica que las personas mayores se están cuidando. Pero también vemos que la edad promedio de fallecimiento es de 75 años, lo que refuerza nuestro pedido de cuidado. Hay que seguir por este camino”.
Asimismo explicó: “Para esta etapa, nuestra estrategia tiene tres grandes pilares: reducir al mínimo posible el contacto personal, reforzar los cuidados de higiene individual y avanzar en la intensificación del plan Detectar, que es la detección temprana de personas enfermas”.
A su término Kicillof aseguró que su administración y el de la ciudad de Buenos Aires llegaron a un “diagnóstico y medidas idénticas, porque el AMBA es una zona única, y la enfermedad va y viene y hay que pararla”.
El Gobernador dijo que el esfuerzo que se pide a la gente “es agotador y sabemos de la angustia, el cansancio y la bronca”, pero advirtió que el incremento de las medidas del aislamiento social servirá para “evitar algo peor que son las pérdidas irreparables”, en relación a los muertos por el coronavirus.
Y amplió: “n la Provincia tenemos un sistema de fases que está funcionando muy bien que hace que en 70 municipios estemos en fase cinco con una barrera sanitaria para que la enfermedad no llegue. Pero en el Gran Buenos Aires, la parte del AMBA que no es la Ciudad, la enfermedad está en un estado de circulación y difusión exponencial”.
También aclaró: “Probablemente la curva siga creciendo aunque estén haciendo efectos estas medidas. La única forma que existe es esta. Si hubiera otra, la aplicaríamos. Hoy no hay forma de evitar la crisis económica, está en todo el planeta, la produjo el coronavirus. Lo que sí podemos hacer es salvar miles de vidas. Esto va a pasar y cuando pase, vamos a estar orgullosos del esfuerzo que hicimos”.

Comentarios