Viernes 13 de diciembre de 2019

El BCRA reactiva la maquinita y en la City advierten por impacto en inflación y dólar paralelo

Compartir la nota

Después de 17 meses y 17 días, el Banco Central volvió a poner en marcha la “maquinita” para financiar al Tesoro. Así, el 21 de noviembre, el organismo monetario giró a Hacienda adelantos transitorios por $20.000 millones, en su primera transferencia a través de este instrumento desde el 4 de junio de 2018.
Atrás quedaron las promesas de “emisión cero” que Guido Sandleris selló con las autoridades del Fondo Monetario Internacional y la de Federico Sturzenegger, aquel fatídico 28 de diciembre de 2017, cuando a pedido de la Jefatura de Gabinete modificó las metas de inflación y a cambio consiguió ir reduciendo la financiación del BCRA al Tesoro.
La emisión no sorprendió al mercado, ya que hace casi un mes, el 29 de octubre, el presidente Mauricio Macri había autorizado por medio del Decreto 740/2019 a que el Central financie al Tesoro con hasta $400.000 millones.
“Se sabía que algún momento esta emisión iba a llegar, lo grueso del déficit fiscal se corre a partir de estos días”, explica Gabriel Caamaño, economista de la Consultora Ledesma, quien aclara que no necesariamente se tiene que utilizar todo el monto permitido por ese decreto.
El economista, sin embargo, considera que de esos $400.000 millones se va a usar una porción considerable, ya que con los mercados cerrados hoy en día la caja del Central es la principal fuente de financiamiento que hay para evitar echar manos a las reservas internacionales. “Lo lógico sería que guarden las reservas netas para los vencimientos en moneda extranjera”, señala Caamaño.
Para Amilcar Collante, economista de Cesur, también era esperable que tarde o temprano el BCRA encendiera la maquinita, ya que “no hay acceso al crédito externo, ni al interno tras el reperfilamiento, con lo cual el mercado voluntario de deuda quedó frenado”.
En la misma línea, Martín Kalos, economista jefe de Elypsis, comenta que era esperable que la emisión de pesos se produjera en estas fechas, y advierte que este es la primera operación de muchas otras que habrá hasta fin de año. “Esto es una primera etapa de emisión, puede haber más en la medida que sea necesario durante diciembre para hacer frente al grueso de gastos que siempre hay en el último mes del año”.
En un informe privado que mandaron sólo a sus clientes, Elypsis estimó que sin contar estos $20.000 millones que giró el BCRA, Hacienda necesitaba financiamiento por $448.100 millones para cerrar el Programa Financiero de este año.
Así, la consultora realizó un ejercicio para ver el impacto que tendría sobre el Programa Financiero el giro de los $400.000 millones permitidos por el Gobierno, y llega a la conclusión de que quedaría prácticamente cubierto. “El saldo restante puede completarse con el saldo de Aportes del Tesoro Nacional, deuda flotante o eventualmente algún giro adicional de parte de las utilidades del BCRA correspondientes al año 2018 (de las cuales quedan aún $371.000 millones disponibles)”, agrega en el informe.
La clave, más allá del impacto que tenga sobre las cuentas del Tesoro es el efecto que pueda tener esta emisión de pesos sobre la inflación. “Una vez que el Gobierno use esos pesos para financiar gasto, esa emisión se inyecta directamente al circulante, a diferencia de la emisión que venimos viendo por el desarme de Leliq, que en su mayoría quedó en encajes, o de la que generan las compras de divisas que depende de lo que hagan con esos pesos los exportadores, que son los que venden las divisas”, remarca Caamaño.

Comentarios