Domingo 20 de octubre de 2019

El día que Bebote Álvarez y otros barras de Independiente entraron al despacho de Javier Cantero

Compartir la nota

Se dieron a conocer imágenes que son de hace siete años, pero no por eso dejan de ser impactantes. Un grupo de aproximadamente 20 individuos aparece la sede de Independiente e instantes después irrumpe por la fuerza en el despacho del aquél entonces presidente Javier Cantero, quien hace unos algunas días fue expulsado del padrón de socios por la Comisión Directiva actual del club.

El video, que es del 3 de mayo del 2012, lo publicó en las últimas horas TyC Sports y rememora aquélla disputa que el mandatario tenía con los violentos que manejaban la tribuna apenas 6 meses después de haber asumido en su cargo. Los cabecillas de éste episodio en la sede de avenida Mitre 470 fueron Pablo Bebote Álvarez –hoy con prisión domiciliaria– y César Loquillo Rodríguez, quienes tiempo después quedarían enfrentados por el dominio del centro de la tribuna roja.

“Los barras están en la puerta de tu despacho”, le avisó la secretaria a Cantero. “Deciles que no los voy a recibir”, dijo él. “Van a entrar y no los puedo parar”, fue lo último que escuchó el presidente previo a la irrupción de los violentos.

La filmación muestra a Bebote entrando y rápidamente se ubica en una silla de la amplia mesa. Segundos después, los demás integrantes del violento accionar también fueron ocupando sitios de la oficina. Diez minutos más tarde llega la Policía al lugar acompañada por el jefe de seguridad de la institución para intervenir en la reunión forzada, que de todos maneras siguió un rato más.

“A Bebote nadie le decía nada, era como el dueño de la situación. A él lo respetaban, le temían demasiado. Traía una lista de pedidos: sobre todo quería guardar las banderas en otro predio porque yo no las quería dentro del club. Le dije que se las llevara y que se tenía que hacer cargo de trasladarlas porque era una gran cantidad de metros cuadrados, todos apretujados, y ahí podían guardar armas, droga o hasta un muerto. Esas banderas eran incontrolables”, manifestó Cantero sobre lo socedido aquélla tarde. Aunque también hubo pedido de “entradas y plata para los viajes”.

“Ese día, la Policía que tenía que estar en la sede, no lo estaba. Fue sospechoso. Quedé desguarnecido. Lo que me dijo mi secretaria fue que todos se habían ido al estadio por un control. Cuando la barra entra y traba la puerta desde adentro, ella se puso a llorar porque pensó que me iba a pasar algo malo. Sin embargo, cuando ingresó el abogado, me sentí un poco protegido porque por lo menos había un testigo. Él no participó, pero su presencia me tranquilizó”, contó.

“No temí por mi vida, pero se me hizo muy largo. No sabía qué era lo que me iban a hacer”, expresó el directivo que estuvo al frente de la entidad de Avellaneda entre diciembre del 2011 y abril del 2014, cuando renunció sobrepasado por la situación deportiva, económica y violenta del club.

Comentarios