Martes 31 de marzo de 2020

El FMI señaló que la deuda es “insostenible” y avaló el plan del Gobierno de aplicar fuerte quita a los acreedores privados

Compartir la nota

LLegó a su final la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) que estuvo en Buenos Aires durante una semana entera. Los técnicos del organismo, encabezados por el jefe de la misión para la Argentina, el venezolano Luis Cubeddu, y su segunda la estadounidense Julie Kozack, se llevaron un panorama bastante completo a Washington de qué quiere hacer el ministro Martín Guzmán con la deuda.
Las claves en la relación entre la Argentina y el FMI pasan por nivel de sostenibilidad de la deuda y cómo se negociarán los desembolsos que el país tendría que empezar a hacer en los próximos años al organismo.
En ese sentido, y como era previsible, el Fondo salió a respaldar una quita muy alta a los acreedores privados. En un comunicado difundido este miércoles dicen que “a la luz de estos desarrollos, y sobre la base del análisis de la sostenibilidad de la deuda de julio de 2019, el personal del FMI ahora evalúa que la deuda de Argentina no es sostenible”.
Esto contradice la última evaluación que había hecho el organismo tiempo atrás, y avala lo que viene sosteniendo el Gobierno (y gran parte del mercado financiero, además) en el sentido de que los bonistas tendrán que soportar gran parte importante del “ajuste”.
Específicamente, acota, la visión del organismo es que el superávit primario que se necesitaría para reducir la deuda pública y las necesidades de financiamiento bruto a niveles consistentes con un riesgo de refinanciamiento manejable y un crecimiento del producto potencial satisfactorio “no es económicamente ni políticamente factible”.
“En consecuencia, se requiere de una operación de deuda definitiva, que genere una contribución apreciable de los acreedores privados, para ayudar a restaurar la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad”, dispara el Fondo, dando un guiño claro a la estrategia oficial de salir a aplicar una quita elevada a los bonistas, algo que dejó entrever el ministro de Economía en su discurso en el Congreso.
“El personal del FMI hizo hincapié en la importancia de continuar un proceso colaborativo con los acreedores privados para maximizar su participación en la eventual operación de deuda”, agregó el organismo con sede en Washington.

Comentarios