Martes 26 de enero de 2021

Escandalo sobre el fallo del máximo tribunal porteño con respecto a las Vacantes en las Escuelas

Compartir la nota

En los últimos días se conoció el dictamen del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de Buenos Aires en donde resolvió que sólo estarán habilitados para reclamar vacantes aquellas familias que no puedan abonar la matrícula en la educación privada. La causa se había iniciado en 2018, cuando una madre quiso anotar a su hijo de dos años en un establecimiento educativo público de la Ciudad y, en caso de no conseguir vacante, que fuera subsidiada en un jardín privado. Al momento de la inscripción online, el Gobierno de la Ciudad no le brindó ninguna de las dos opciones, por lo que el niño quedó en «lista de espera.
El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de Buenos Aires consideró que el Gobierno porteño no está obligado a garantizar vacantes en las salas de 2 y 3 años de los establecimientos educativos de gestión pública y que las disponibles deben asignarse con prioridad a las familias en condiciones vulnerables.
Como respuesta a este fallo, llegaron miles de críticas y no faltó la del Ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. Quien expresó: “La educación, desde temprana edad, genera mayores oportunidades de desarrollo. Consideramos fundamental la inversión en educación para cubrir las necesidades de todas las familias” y criticó a los jueces que: “en vez de interpelar al Gobierno de la Ciudad en la priorización de la inversión educativa, tomen una posición en contra de la defensa de la educación de los niños y niñas”.
Para finalizar agregó: “arbitrar los mecanismos y los medios necesarios para que las niñas y niños de CABA puedan acceder a las vacantes en los jardines de infantes, es responsabilidad del Gobierno de la Ciudad”.

Comentarios