Martes 26 de enero de 2021

Galperin y Alberto, la alianza menos pensada: ¿cómo el Gobierno ayuda “sin querer” a Mercado Libre?

Compartir la nota

La relación de Mercado Libre con el Gobierno no podría definirse como fluida durante el primer año de Alberto Fernández.
El CEO del unicornio, Marcos Galperin, no dudó en mostrar su afinidad con Mauricio Macri y hasta fue fiscal en las elecciones legislativas de 2017 y en las presidenciales de 2019. El exmandatario devolvió con elogios y hasta lo ponderó como el modelo empresarial del nuevo milenio.
A su vez, el mandamás del unicornio fue un duro crítico del kirchnerismo. Si bien se reunió con Alberto Fernández ni bien resultó electo, antes de que asumiera volvió a fijar domicilio en Montevideo, donde residió durante los mandatos de Cristina Kirchner.
Ciertas medidas habían predicho cierta tensión entre el Gobierno y el unicornio, principalmente los cruces con los sindicatos de Hugo Moyano, que buscaba afiliar a los trabajadores del centro logístico; y de Sergio Palazzo, que pretende sumar a la Bancaria a los profesionales de Mercado Pago.
Además, los cambios en la Ley de Economía del Conocimiento parecían hechos a la media del unicornio: no lo beneficiarían tanto como prometía la versión original gestada durante el macrismo.
Sin embargo, la visión de negocio a nivel regional y el viento de cola de la pandemia en ecommerce y pagos digitales lograron que Mercado Libre se convierta en la empresa argentina más importante de la historia y también la de mayor valuación a nivel latinoamericano: u$s90.000 millones.
Para sorpresa de muchos, Galperin tuvo en Alberto Fernández a un aliado inesperado. Ciertas medidas llevadas a cabo durante el primer año de gestión del Presidente no sólo no perjudicaron al unicornio, sino que favorecieron su desarrollo.
Devaluación y pandemia
El gobierno de Alberto Fernández reforzó las limitaciones de acceso al dólar que había impuesto el macrismo en los últimos meses de gestión para evitar un vaciamiento acentuado de las reservas del Banco Central.
Pero a la crisis económica hubo que agregarle la pandemia: el 20 de marzo, Alberto decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio que prácticamente cerró todo local a la calle “no esencial”, una medida que no se imitó de manera tan prolongada en las otras dos grandes plazas en las que opera Mercado Libre: México y Brasil. Y, obviamente, disparó las operaciones de comercio electrónico.
Martin Sigwald, portfolio Manager de Quiena, explica que la pandemia permitió adelantar años de trabajo en cuanto a la penetración, tanto de clientes como de vendedores.
Y resalta que que la amenaza de segunda ola del virus, más agresiva, más el retorno a una cuarentena más restrictiva, terminen de convertir a aquellos que todavía no estén habituados al ecommerce.
También destaca la situación financiera del unicornio. “Cerca del 80% de los ingresos de Mercado Libre vienen de afuera de Argentina y más del 50% de los sueldos y gastos fijos se concentran a nivel local”, explica Sigwald.
“La depreciación del peso frente a otras monedas de la región y al dólar lo beneficia, porque le abarata los costos locales, en una ecuación donde la mayoría de sus ingresos son en una moneda más fuerte que la de sus gastos”, agrega.
Sin embargo, destaca que la idea del unicornio “es seguir manteniendo el negocio, pero no hacer inversiones fuertes como las que si estamos viendo en otros países de la región”, en alusión a los centros de distribución que abrió en Santiago y San Pablo, además de la flota aérea que lanzó en México y Brasil.
“Creo que es una muy buena decisión, no solo por la problemática económica y política puntual, sino porque va a recibir la mayoría de sus ingresos de monedas más fuertes y gran parte de sus gastos los va a pagar en una divisa más débil, como el peso”, remarca.
Contra la competencia
Si bien Macri promovió la importación de diversos productos –como la electrónica–, el gobierno de Alberto Fernández dio marcha atrás y reinstauró las licencias no automáticas. Así, cada empresa que quisiera ingresar un artículo al país debe contar con el “OK” oficial.
Esto dificultó cada vez más el avance de otros marketplaces como Amazon, que ya tiene su plataforma abierta en Brasil para la venta de todo tipo de productos, mientras que busca locales en Santiago de Chile para el retiro de los artículos que se venden en EE.UU.
En la Argentina, en cambio, las posibilidades del ingreso de la firma de Jeff Bezos dentro del mapa local del ecommerce son cada vez menores. Así, Mercado Libre, a falta de rivales de porte, refuerza todavía más su posición de liderazgo.

Comentarios