Jueves 09 de julio de 2020

La desgarradora carta de Michael Phelps sobre su depresión en la cuarentena

Compartir la nota

En los Juegos de Olímpicos de Beijing 2008, el nadador estadounidense Michael Phelps hizo historia al ganar ocho medallas de oro, algo que ningún deportista había logrado hasta ese entonces. Tras una carrera llena de éxitos, se retiró de la actividad en Río 2016, donde acumuló cinco oros y una plata. En enero de 2018, le confesó al mundo que a pesar de sus logros padecía una profunda depresión que lo había llevado a pensar en el suicidio.
Actualmente, en una carta que escribió para ESPN, Phelps cuenta el mal momento emocional que atraviesa a causa de la cuarentena por la pandemia del coronavirus. “¿Cada día nos preguntan cómo estamos? Pues me lo tomo de esta manera: todavía respiro”, dice. “Este ha sido uno de esos meses. Mi humor está muy alto y de repente cae. La pandemia es una de las
épocas más terribles que he vivido. Doy gracias porque mi familia y yo estamos sanos y no tenemos que preocuparnos por la comida. Pero está siendo toda una prueba para mí”, explica el oriundo de Baltimore. “No es tan fácil. La gente que no entiende la ansiedad, la depresión o el desorden por estrés post-traumático y lo que supone luchar contra ellos no tiene ni idea”, asegura.
El norteamericano ha sentido cómo sus malas vibraciones han aumentado por la pandemia.
“Despierta varias cuestiones. ¿Cuándo acabará? ¿Cómo será la vida entonces? ¿Estoy haciendo todo lo posible para estar a salvo? ¿Está mi familia a salvo? Es una locura. Mis emociones van hacia todas partes”, confiesa.
Phelps ha reconocido en el comunicado que “esta es la situación en la que más superado me he sentido a lo largo de mi vida” y que “esta es la razón por la que en algunas ocasiones desearía no ser yo”. Ha decidido obligarse a desarrollar una rutina de ejercicio físico durante éstos días para mantener la mente ocupada. “La piscina era mi escapatoria, pero ahora no puedo acceder a ella”, cuenta. Ha confesado, además, que intenta tirar de mensajes motivacionales como método de ayuda.
Una terapia le está ayudando a sobrellevar la situación y esa ayuda le está haciendo derivar las inversiones de su fundación a programas de salud mental. “No habría avanzado en estos dos meses sin la ayuda de un terapeuta. Por eso me abro ahora. Quiero ayudar a los demás”, exprea Phelps. ”No hay nada de lo que esconderse. Nada que temer. La lucha es solo contra ti mismo. Reflexiona cada vez que alguien te pregunte simplemente cómo estás”, concluye.

Comentarios