Lunes 26 de octubre de 2020

Los beneficios del sol. No es sólo Vitamina D

Compartir la nota

El ser humano es diurno y solar. Nuestra especie evolucionó bajo la luz solar y seguimos en la actualidad necesitando de la luz natural para sincronizar nuestro reloj biológico.

A comienzos del Siglo XX con escasas herramientas en el mundo de la medicina y en un mundo sin antibióticos, los médicos aprovechaban lo que nos daba la naturaleza y muchos hospitales sacaban sus camas a espacios abiertos sabiendo de los aspectos curativos del sol. Era una de las estrategias, por ejemplo, para combatir enfermedades como la tuberculosis. Aun hoy sabemos que la luz natural refuerza nuestro sistema inmunológico.

Con el avance de la medicina moderna, el sol fue siendo dejado en segundo plano, pero estudios demuestran que los pacientes con ventanas sufren menos mortalidad y su recuperación es más rápida. También hay reportes de menos requerimientos de analgésicos y muestran menos dolor.

El problema actual es que el ser humano hoy tiene menos luz durante el día, porque no se expone al sol, y menos oscuridad durante la noche, por estar expuesto a luces artificiales. Esto está desajustando nuestro reloj biológico natural.

El sol y su relación con nuestra fisiología

BENEFICIOS DE LA LUZ SOLAR

Si bien muchos beneficios de la luz natural se obtienen a través de los ojos, nuestra piel necesita exposición al sol. La radiación ultravioleta regula la acción de muchas hormonas al tener contacto con la piel, considerado actualmente un órgano endocrino.

Descanso.

Para que nuestro reloj biológico se sincronice debemos exponernos a intensidades superiores a 1000 lux de luminosidad. En la antigüedad, el hombre se despertaba con la luz solar, no con alarmas. Este valor de 1000 lux se alcanza en días nublados en espacios abiertos, sin embargo la mayoría de las oficinas no llegan a este mínimo indispensable para nuestra fisiología. Exponernos a luz natural solar durante el día mitiga el impacto negativo de la luz artificial y mejora nuestro descanso nocturno.

Productividad.

Nuestro cerebro primitivo está configurado para activarse y mantenerse atento durante el periodo de luz natural. Estudios demuestran que aquellos individuos que fueron expuestos mayor tiempo al sol presentan hipocampos mayores, mejorando su rendimiento cognitivo.

Los niños que acuden a clases en escuelas con más ventanales tienen mejor rendimiento que aquellos que atienden a clases poco iluminadas. Trabajadores con puestos más cercanos a ventanas reportaron mayor bienestar y mejor descanso nocturno, con una media de 40 minutos más de sueño. La luz promueve el movimiento. El sol está asociado también a menos riesgo de enfermedades neurodegenerativas como Parkinson, Alzheimer o demencia.

Vista.

La miopía, aunque hoy está normalizada, es una enfermedad moderna. No existía en las sociedades antiguas y hoy, por ejemplo, en Asia el 80% de su población sufre de miopía. Múltiples factores contribuyen a estos números, pero el menor acceso a luz natural parece ser el motivo principal. No sólo hay correlación, sino también diversos estudios que demuestran causalidad entre falta de luz solar y miopía.

Se estima que una exposición de 10 horas semanales al sol provee de un efecto protector. También colabora una dieta rica en antioxidantes, destacando Vitamina C y Vitamina E.

Enfermedades autoinmunes.

Es sabido que hay relación directa entre mayores tasas de enfermedades autoinmunes y falta de Vitamina D, sobre todo en países con menor exposición solar. Asma y esclerosis múltiple son algunos ejemplos son factor de riesgo en personas con baja exposición al sol. Otro ejemplo es la psoriasis, que también está asociada a bajos niveles de Vitamina D y que sus síntomas mejoran con exposición de la piel al sol. Las enfermedades autoinmunes se caracterizan por un sistema inmune alterado y deficitario, y la luz natural ayuda a regularlo.

Enfermedades coronarias.

La Sociedad Europea de Cardiología, entre otros, reconoce los beneficios del sol para tu corazón. Cuando los rayos ultravioleta del sol contactan nuestra piel, se libera óxido nítrico en sangre, reduciendo la presión arterial y el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Control de peso.

El sobrepeso y la obesidad son multifactoriales, pero pocos saben que el déficit solar también es un factor que juega un rol en esta condición.

El efecto de la radiación ultravioleta sobre la piel previene el desarrollo de la obesidad y el síndrome metabólico a través de varias vías: mejora la sensibilidad a la insulina, reduce la grasa hepática y mejora la producción de óxido nítrico.

Tomar sol todos los días trae grandes beneficios.

El sol, como todo en la vida, tiene sus pros y sus contras. La luz solar aporta muchísimos beneficios, como también algunos peligros. Lamentablemente en la actualidad los mensajes oficiales sólo magnifican los riesgos, evitando mencionar todo lo bueno. Gran parte de la culpa la lleva la industria cosmética con sus cremas y protectores solares.

Según la OMS, el exceso de exposición solar contribuye un 0,1% a la cantidad de enfermedades totales, siendo mucho mayor el costo global por deficiencia de contacto con luz natural.

A mayor exposición solar, menos mortalidad. En un estudio cruzado se compararon fumadores con no fumadores, según su relación con el sol. Los resultaron afirmaron que “los no fumadores que evitaban el sol presentaban una esperanza de vida similar a los fumadores en el grupo de mayor exposición al sol, indicando que evitar el sol representa un riesgo de mortalidad similar a fumar”.

RECOMENDACIONES

(*) La luz de la mañana es clave para sincronizar el reloj biológico. Tratá de de exponerte al sol lo mas temprano posible.

(*) La combinación de cafeína y luz azul es sinérgica. Tomar café al aire libre es una excelente idea.

(*) De ser posible y poder elegir, ya sea en el lugar de estudio o de trabajo, tratá de elegir tu puesto lo mas cercano a una ventana posible.

(*) Intentá exponer tu piel al sol todos los días. No sólo es beneficioso para el dia a dia, sino que también colaborará para el acostumbramiento de tu piel, lo cual evitará los clásicos problemas de insolación en el verano cuando pretendemos tomar todo el sol que no pudimos durante el año en un sólo mediodía.

Nuestros ancestros evolucionaron en un hábitat donde amanecían con luz natural y dormían con oscuridad casi total. Asi se desarrollaron nuestros genes. Cuanto mas parecido sea tu dia a ese patrón lumínico, mas beneficios tendrás.

Jordan Vecino. Lic. Ciencias de la Salud

Comentarios