Miércoles 19 de junio de 2019

Morales gano en Jujuy y le dio una bocanada de aire fresco a Cambiemos

Compartir la nota

Fue una victoria cantada y la primera bocanada de aire fresco para el presidente Mauricio Macri. El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, festejó su reelección con el 43% de los votos, cuando apenas estaban escrutadas el 12% de las mesas pero la incipiente tendencia victoriosa se perfilaba irremontable para sus adversarios.

El respaldo electoral a la continuidad del proyecto reformista del mandatario radical, apoyado en una coalición de 38 partidos, en decisiva alianza con un sector del peronismoencarnado por su vicegobernador, Carlos Haquim (FR), se leyó en esa provincia en clave netamente local.

Aunque al hablar desde su búnker, Morales agradeció especialmente al presidente Mauricio Macri “por ser un jujeño más”.

“Hay que agradecerle al presidente Mauricio Macri porque ha sido otro jujeño más. Sin su apoyo nada de esto podría haber sido posible. Desde el parque solar en Cauchari, el nuevo aeropuerto, la ruta 34 y la instalación de la fábrica de litio en Perico, no ha habido proyecto jujeño que no haya apoyado”, lo encomió. Y celebró ante sus votantes la concreción de su proyecto de continuidad, paz social y de reconversión económica para Jujuy.”

“Hemos recuperado la capacidad de un estado presente, con justicia social y sin violencia. Se vienen cuatros años más de profundización de la matriz productiva y de más calidad en la educación”, sostuvo Morales, flanqueado por su vice, Carlos Haquim, y su mujer Tulia Snopek.

La estela de este primer ansiado triunfo oxigena la magra performance de Cambiemos, derrotado en las contiendas electorales de 9 provincias: Neuquén, La Pampa, Río Negro, Córdoba, Misiones, San Juan y ayer también en Tucumán, Entre Ríos y Chubut.

La Casa Rosada, que atribuye las derrotas de Cambiemos al empoderamiento de los oficialismos provinciales, ubicó a la victoria de Morales como un “triunfo conjunto”, según aseguraron fuentes oficiales a este medio. “Morales es un aliado fundamental de Macri. El resultado de la elección fue un apoyo decisivo a la gestión del gobernador y una victoria de Cambiemos”, interpretaron.

Sin embargo, la ampliación de la base de sustentación electoral del gobernador, empujado por más de una decena de listas colectoras, sirvió para amortiguar el contexto económico y el rechazo palpable que la mayoría de los jujueños demuestra a las políticas del presidente Macri.

En esta ocasión Morales pudo recolectar un 43,63% de las voluntades de los Jujeños, algo distante del 58% obtenido en 2015.

La victoria de Morales refuerza su gravitación dentro de la UCR y el mandatario ya anunció que la usará en la reunion que tiene hoy en la Casa Rosada para bregar por la ampliación de Cambiemos. El reelecto gobernador quiere hacerse oír en el círculo rojo para incorporar a Roberto Lavagna a la coalición, a dirigentes del peronismo no kirchnerista, e incidir en la elección de un radical como vice para cerrar la fórmula de Mauricio Macri. El jujeño, que secundó al economista como candidato a presidente en 2007, sueña con una gran PASO en Cambiemos.

“Nos está faltando más peronismo”, había dicho el radical por la mañana al afirmar que “es imposible gobernar sin un amplio consenso hoy”. Aquel había sido un mensaje claro y directo al núcleo duro del macrismo que reforzó con una descripción personal, antes de iniciarse los comicios: “Soy genéticamente frentista, hemos conformado un frente muy amplio, que incluye al radicalismo, al peronismo, al Pro; pienso que debemos tener un espacio más amplio”, propuso Morales.

 

Comentarios