Lunes 26 de octubre de 2020

“No podemos más, nos están dejando solos”

Compartir la nota

En la mañana de este miércoles gris, irrumpió como una daga en el medio del pecho, la fuerte nota que publicaron desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI).
En donde se destaca la saturación del sistema sanitario, la escasez de recursos como camas y respiradores y la falta de personal médico.
La lucha contra el Coronavirus se hace larga y nuestros médicos sienten el cansancio y la desazón que genera la irresponsabilidad de una sociedad que parece no importarle lo que sucede a su alrededor. No se pone en duda la necesidad de reactivar los distintos sectores de la economía, que están siendo golpeados por los efectos de la Pandemia.
El punto en discusión es principalmente la responsabilidad social que tenemos cada uno como ciudadano, no puede suceder que mientras nuestras médicas y médicos luchan por salvar vidas, se lleven a cabo: asados, reuniones clandestinas, fiestas o todo tipo de actividades que no son propicias para los tiempos que nos tocan vivir.
Estremece leer: “Nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, exhaustos, atendiendo cada vez más pacientes”, “No podemos más, nos están dejando solos”.
Desde la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva expresaron: “Sentimos que estamos perdiendo la batalla” y “los recursos se están agotando”. Y advirtieron que: “la mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación las camas con respiradores son cada vez más escasas y, fundamentalmente, falta personal médico”.
Un dato que no se puede dejar pasar por alto, es que tanto las trabajadoras como los trabajadores de terapia intensiva no se pueden comprar o fabricar, como si pasa con las camas, respiradores u otros insumos médicos. La formación y capacitación de los mismos requieren mucho tiempo, tiempo que hoy no tenemos.
En la nota, se puede observar el dolor y estrés que están viviendo nuestros medicos: “Tenemos que lamentar bajas, personal infectado y lamentablemente, fallecidos, colegas y amigos caídos que nos duelen, que nos desgarran tan profundamente”.
La crisis económica también los afectas, es por esto que deben cubrir turnos en 2 o 3 lugares de trabajo distintos: “Terminamos una guardia en una UTI y salimos apresuradamente para otro trabajo, necesitamos trabajar en más de un lugar para llegar a fin de mes. Por horas y horas de trabajo estresante, agotador, pese a ser profesionales altamente calificados y entrenados, ganamos sueldos increíblemente bajos que dejan estupefactos a quienes escuchan cuál es nuestro salario”.
Desde SATI remarcaron: “Observamos en las calles cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos, la gente que se siente bien por ahora. ¿Qué pasará con ellos y sus familiares mañana? ¡Ojalá que no se transformen en uno de nuestros pacientes que, con fuerzas, trataremos de arrebatarle a la muerte! Porque nadie sabe cuándo el virus los infectará”. “Sólo le pedimos a la sociedad que reflexione, y que cumpla con tres simples, pero importantes medidas, recomendadas científicamente: distanciamiento social (permanecer a más de 1,5 metros), uso de tapabocas (cubriendo nariz y boca), lavado frecuente de manos (con agua y jabón o alcohol, no aglomerarse, no hacer fiestas, no salir si no es necesario”, suplicaron los médicos y destacaron “no desafiar al virus, porque el virus nos está ganando”.
Insistieron rotundamente en: “El personal sanitario está colapsado, los intensivistas están colapsados, el sistema de salud está al borde del colapso. Nosotros queremos ganarle al virus, pero necesitamos que la sociedad toda nos ayude porque no podemos solos”.
Mientras tanto, desde la Facultad de Medicina de La Plata también emitieron un comunicado expresando su preocupación por el avance del COVID-19. “Parece haber dos realidades. Una es la de los hospitales con la lucha brutal y desigual contra la enfermedad y la muerte. Otra, la de las calles y plazas, con cada vez más gente que quiere disfrutar, que reclama sus derechos. La gente que se siente bien por ahora, que no guarda distancias y no se protege. Parecen ignorar el riesgo que existe para ellos y sus familias. La enfermedad acecha. Mañana, ellos podrían ser nuestros pacientes”.
Para concluir según los datos emitidos por el Ministerio de Salud de la Nación, el total de casos en la Argentina ascendió a 428.239 y el número de personas fallecidas es de 8.919.

Comentarios