Martes 31 de marzo de 2020

Pies de loto y nuestros calzados

Compartir la nota

¿Alguna vez pensaste en cuánto mal nos hacen los calzados que utilizamos a diario?

Repasemos una breve leyenda, la de los Pies de Loto.

Según una leyenda china del Siglo X, el emperador Li Yu ordenó a su esposa vendarse los pies con cintas de seda y bailar sobre una plataforma que tenía esculpida una flor de loto. Mas allá de esta historia, lo cierto es que las bailarinas del palacio empezaron a vendarse los pies desde entonces con el objetivo de destacar la gracia de sus movimientos. Esta costumbre se extendió desde la Corte Real hasta las clases altas en el Siglo XVI y se popularizó por todo el país. Este ritual era iniciado por las madres chinas, quienes vendaban los pies de sus hijas cuando las niñas alcanzaban la edad de 5 o 6 años. Generalmente elegían a la mayor y siempre y cuando pudieran permitirse tener una hija sin trabajar fuera de la casa.

En estos zapatitos las chinas tenían que meter sus pies

Estos vendajes, después de que fueran apretados, se cosían y se colocaban con un par de zapatos puntiagudos que se cambiaban cada 2 semanas por otros zapatos cada vez mas pequeños. Las niñas, con suerte, podían caminar apenas algunos trechos muy cortos. Está claro que los pies para poder adaptarse a estos zapatos debían tomar formas mas finas y estrechas, generando muchísimo dolor. Cada 3 o 4 días se retiraban las vendas para poder desinfectar los pies y volver a vendarlos cada vez mas fuerte hasta que éstos tomaran la curva deseada. En la última etapa se buscaba doblar el talón sobre la planta, logrando que los músculos se contraigan. Para entonces los dedos ya estaban prácticamente inertes. ¿Imaginan el dolor?

Por suerte, hacia 1912, luego de la caída de la Dinastía Qing, el Poder Ejecutivo de la Republica de China prohibió el vendaje de los pies femeninos. Aunque claro, esta práctica se siguió realizando en la clandestinidad. La prohibición fue mas efectiva a partir de 1949 cuando Mao Zedong proclamó la República Popular China.

Quizás después de leer esto sientan curiosidad de Googlear fotos de los Pies de Loto, imágenes que aquí no vamos a publicar. Pero lo importante es entender el concepto.

Ahora, entendiendo estas practicas bestiales del pasado, podemos llegar a nuestro 2019. ¿Alguna vez nos pusimos a pensar cuánto mal le hace a nuestro cuerpo utilizar diariamente calzados como zapatos en punta o tacones de aguja? ¿Si la historia contada mas arriba nos parece aberrante, por qué vemos normal estas prácticas actuales?

Cambio del peso del cuerpo sobre el apoyo del pie con o sin tacos.

Deformación del pie por sobreuso de zapatos en punta

Estamos haciendo lo mismo, encerrando nuestros pies en lugares ajenos a su biología desde el momento en que nacemos y lo vemos normal. Recordemos que por mas que algo sea culturalmente aceptado, esto no tiene que ser necesariamente aceptado sin pensar. Ni mucho menos hacerlo sistemático u obligado.

Nacimos descalzos. Nuestros antepasados vivieron descalzos. Nuestros pies están diseñados para eso. Asi que, liberá tus pies apenas puedas. Sacate rápido los zapatos apenas llegues del trabajo. Sacate los tacos apenas vuelvas de bailar.

Relajá tus pies. Vas a relajarte vos.

 

Lic. Jordan Vecino

Comentarios