Jueves 27 de febrero de 2020

Por la falta de maestros, la Ciudad de Buenos Aires contrató 1.300 docentes extranjeros

Compartir la nota

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a través del Ministerio de Educación comenzó en el 2018 el procedimiento para inscribir docentes extranjeros para lo que en su momento se estimaban entre 400 y 500 cargo. En la actualidad ese número ascendió a 1307 maestros.
Algunos ya están dentro del sistema educativo, ya trabajan en una escuela porteña, mientras que otros aguardan su posibilidad de tomar un cargo en los próximos concursos. Hasta el momento, las nacionalidades más frecuentes son la peruana 239 inscriptos, la boliviana 202 y la paraguaya 172.
Para llegar a la extensión de la convocatoria antes hay una serie de etapas previas que se deben agotar: primero, las convocatorias regulares a docentes porteños, después los llamados de emergencia e incluso la posibilidad de que estudiantes de formación docente, con la carrera avanzada, puedan tomar un cargo. Cuando ninguna de esas instancias se cumple, se puede salir a buscar por fuera de la jurisdicción.
En la actualidad en la ciudad hay un total de 56 mil docentes para más de 80 mil cargos. Sobre todo en secundaria, se impone la modalidad de profesores taxi, es decir, que tienen horas en distintas escuelas.
Los docentes extranjeros que deseen trabajar en la Ciudad de Buenos Aires, deben convalidar su título a nivel nacional. Luego, como cualquier otro educador, se anota en el sistema de inscripción online que tiene CABA y se acerca a validar la documentación. En el medio, está previsto un curso breve de instrucción a temas de ciudadanía e idiosincrasia de nuestro país, pero que no es obligatorio. Por último, le toca concursar por un cargo y ahí es donde, en general, corren con desventaja.
El Subsecretario de Carrera Docente, Manuel Vidal, expresó: “El impacto que tuvo la medida fue importante. Muchos docentes extranjeros llegaron a cubrir vacantes”.
Además agregó: “No hay una prioridad para el docente argentino sobre el extranjero, pero hay una cuestión lógica de puntaje que establece las prioridades para acceder a un cargo. Y ahí por estar hace más años en el sistema, los argentinos tienen ventaja”.
Para finalizar advirtió que: “Sabemos que hay un número importante de venezolanos ingresando al país. Razonablemente un porcentaje considerable de ellos son docentes. Como faltan docentes en la ciudad, vemos que es una oportunidad tanto para que ellos consigan un trabajo como para que nosotros cubramos una vacancia existente”.

Comentarios