Lunes 26 de octubre de 2020

Salud. Guerra a las sillas

Compartir la nota

Alguna vez notaron que en libros antiguos como la Biblia, los versos de Homero o la obra Hamlet de Shakespeare (de 1599) no hay ninguna mención sobre las sillas? Así de curioso como suena, en el pasado casi no había sillas. La silla es un invento moderno y uno de los mas dañinos para la salud, muchas veces comparado incluso con el hábito de fumar, que si bien es exagerado, es una realidad que pasar mucho tiempo sentado es malo para la salud. Pero lo peor de esta situación es que es casi imposible de evitar en los tiempos que corren.

¿Alguna vez contaron cuantas sillas hay en sus casas? Probablemente se sorprendan. Y lo que es seguro es que haya muchas mas sillas que las personas que viven y que hasta visiten el hogar. Hoy están por todos lados: en oficinas, trenes, cafés, restaurantes, bares, autos, salas de conciertos, cines, hospitales, teatros, escuelas, salas de conferencias. La estimación actual es que existen unas 10 sillas por persona en el mundo, es decir unas 60.000 millones en el planeta. Y no todas están en Sevilla.

Las sillas empezaron a aparecer mas frecuentemente en la edad moderna alrededor del 1500 y se popularizaron en la revolución industrial No se sabe bien a ciencia cierta cuando el mundo se llenó de sillas, pero la influencia es claramente social, un deseo de confort, hábitos de trabajo y por factores de moda y política.

La silla incluso indica estatus. Desde que el rey tenía su trono hasta hoy donde el jefe tiene el mejor sillón de la oficina. En el idioma inglés, el puesto mas alto en el mundo académico se llama “chair”, es decir, silla. Siguiendo con este idioma, también se le llama “chair man” o “chair woman” a la persona que preside una reunión o al director de una empresa.

Volviendo a la historia. Con la revolución industrial cambiaron los patrones de trabajo. Muchos puestos en la era victoriana eran manuales o trabajos de fábrica. Por supuesto, sentados. Lo mismo durante la revolución tecnológica. Con la llegada de la maquina de escribir, el telégrafo u hoy en día con las computadoras en las oficinas, todos pasan cientos de horas sentados. El censo de 1851 muestra que menos de 44.000 personas hacían trabajo administrativo. No hace falta dar mas números para compararse con nuestro mundo actual, o si?

Y saliéndose del mundo laboral y adentrándose en el ocio y entretenimiento, la posición mas normal es la de sentarse para ir al cine, escuchar música, ver televisión, jugar video juegos o pasarse horas prestando atención a internet. ¡Aunque ojalá estén ahora leyendo esto parados!

Los efectos negativos de estar sentado

Según una investigación de la ONG British Heart Foundation (Fundación Británica del Corazón), pasamos casi 10 horas diarias en actividades sedentarias. Esto quiere decir que los humanos estamos inactivos el 75% del tiempo. Esto conlleva varios problemas.

Nuestros huesos y músculos responden al estimulo de uso. Menos se usan, mas débiles se ponen. Con mayor cantidad de horas sentados, nuestros huesos pierden densidad y nuestra musculatura se distrofia. Y recordemos que los músculos de la espalda son el sostén de nuestra columna. De aquí que sea tan normal que la mayor causa de ausentismo laboral sea por problemas de espalda, ya sea zona cervical, dorsal o lumbar. No sorprende tampoco que hoy es la principal causa de discapacidad en el mundo.

Los humanos del pasado morían por causas naturales mas bien relacionadas con virus o enfermedades que hoy pudieron controlarse con la medicina moderna. También era común las muertes por heridas de animales o accidentes que sucedían con frecuencia en la época de las cavernas. Los humanos modernos, en cambio, morimos como resultado de desórdenes metabólicos como diabetes tipo 2, afecciones cardíacas o distintos tipos de cáncer, todos ellos asociados en muchos casos con la inactividad, todo fácilmente relacionable con el uso de la silla. Un estudio de 2012 que investigó los efectos de la inactividad en 8000 mujeres descubrió que las que pasaban sentadas 10 horas al día tenían mayores indicativos de envejecimiento celular.

¿Consejos y recomendaciones para paliar estas circunstancias modernas?

Hacer ejercicio físico y moverse en general ya tendrá beneficios a la salud. Desde lo especifico, trabajar la zona del Core y todos los músculos relacionados con la espalda y la cadera, es decir, los músculos lumbares, abdominales, glúteos, psoas, cuádriceps e isquiotibiales.

A nivel laboral, tratar de no pasar mas de 1 hora sentado de corrido. Esto se soluciona tan simple como parándose, moviéndose un poco por la oficina o pasillo, yendo al baño o por un vaso de agua. Situación ideal para quienes puedan diseñar su propio espacio laboral, se puede trabajar en una mesa alta o barra, pasando mas horas parado y usando la silla como descanso. Es decir, invertir la costumbre de pasar horas sentado y descansar parado.

Si se pudo antes, seguro se pueda ahora también. Será cuestión de cambiar hábitos y ponerle constancia y buena voluntad. ¡A pararse se ha dicho!

 

Lic. Jordan Vecino

Comentarios