Miércoles 19 de junio de 2019

Schiaretti volverá a gobernar Cordoba luego de una victoria aplastante

Compartir la nota

En el día de ayer, Juan Schiaretti dio el golpe de efecto más importante en lo que va del año electoral por la aplastante victoria por la Gobernación de Cordoba frente a los candidatos de Cambiemos, Mario Negri y Ramón Mestre.

Los cuatro cortes de boca de urna de la encuestadora de Gustavo Córdoba mantuvieron un resultado similar a lo largo de toda la jornada: Schiaretti se imponía con un triunfo pocas veces visto en la historia electoral de la provincia mediterránea, el segundo distrito electoral más importante del país, con casi tres millones de votantes habilitados.

Los resultados, implacables e indiscutibles lo indicaron ganador a Juan Schiaretti con 53,99% de los sufragios, seguido a la distancia por Mario Negri con el 17,8% y bastante mas atrás Ramon Mestre con 10,94%.

El enfrentamiento entre Negri y Mestre que llevo a la ruptura de Cambiemos fue uno de los tópicos centrales de la campaña pero con las cartas echadas vemos que difícilmente el resultado hubiese sido otro.

De ese modo Schiaretti se ganó de inmediato la silla de la cabecera de la mesa del peronismo no kirchnerista, que en los meses previos osciló entre Roberto Lavagna, Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey. No son pocos los que en ese espacio creen que sería un excelente candidato a presidente. Todos ellos lo felicitaron por Twitter y lo llamaron por teléfono. Massa lo señaló como un dirigente nacional.

Hasta ahora, Schiaretti dejó trascender que no tiene interés en pelear la Presidencia y que su vocación es cumplir un segundo mandato en su provincia para completar el revolucionario plan de obra pública que lanzó, el más importante en ejecución en el país. En su entorno también aducen razones de salud, ya que supuestamente debería someterse a una intervención coronaria. Lo cierto es que ninguno de esos argumentos parece imposible de sortear. “Juan está mejor que nunca”, se encargó de aclarar Alejandra Vigo, candidata a primera legisladora de Schiaretti.

Con la derrota en la provincia ya anunciada desde que Cambiemos se partió en dos, la peor noticia del domingo para la UCR no fue el triunfo de Schiaretti si no la derrota en la capital cordobesa. Los radicales pierden así la ciudad más importante que gobernaban y una buena plataforma para cobijarse en los otro cuatro años que el peronismo gobernará la provincia. El PJ por otro lado no ganaba la capital cordobesa con un hombre de su fuerza desde 1973, lo hizo en los noventa en una alianza con la Ucedé, pero el intendente fue el liberal Germán Kammerath.

Ahora lo hará el peronista Martín Llaryora, quien también sorprendió por sacar un caudal mayor al que se pronosticaba, superando holgadamente a Luis Juez, que iba en la boleta con Negri. El candidato de Mestre, Rodrigo de Loredo, quedaba por debajo de Juez de acuerdo a los boca de urna.

La elección también potenciaba otra figura del espacio que conduce Schiaretti: Natalia de la Sota, hija del ex gobernador consolidaba un triunfo muy importante como primera candidata a diputada provincia y este mismo domingo ya se especulaba con su integración como vice en una fórmula nacional, si finalmente Schiaretti decide quedarse en Córdoba, como hasta ahora dejó trascender.

El escenario sigue siendo complejo para Cambiemos en todas las elecciones locales hasta el momento pero la sensibilidad que tiene Cordoba es superior al resto ya que ahí es donde Macri había sacado su mayor caudal de votos en 2015. Desde Cambiemos le restan importancia ya que ponen en duda que el caudal de votos que ayer colecto Schiaretti vaya a Cristina y ellos cuentan con el 29% de piso que se adjudicaron Negri y Mestre. Algo de esto hay pero el camino a la reelección esta plagado de obstáculos.

Comentarios