Lunes 27 de enero de 2020

Según el estudio de la UCA, la pobreza llegó al 40,8% en la Argentina

Compartir la nota

Si bien Mauricio Macri llegó a la Presidencia de la Nación con la promesa de Pobreza Cero, una promesa imposible de cumplir para la realidad de la Argentina. El actual gobierno terminará su gestión con un nivel de pobreza del 40,8% y un 8,9% de indigentes.
Los datos surgen del informe presentado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) en relación al tercer trimestre de este año. La tasa de pobreza registra una fuerte alza en relación al año 2018 y al 2017, alcanzando los valores más altos de la década.
Una de las observaciones de dicho informe, es que en el tercer trimestre de este año el 32,1% de los hogares y un 40,8% de las personas se encuentran afectados por la pobreza.
Si pasamos estos porcentajes a valores nominales 16 millones de argentinos viven en la pobreza y 3,6 millones en la indigencia. La cifra resulta más alarmante si se tiene en cuenta que el 59,5% de los niños y adolescentes están comprendidos en la pobreza, con lo que son unos 7 millones de hogares de este grupo etario castigados.
Los datos del estudio se sustentan en las mediciones de pobreza por ingreso aunque también se midió en base a datos multidimensionales como la alimentación, salud, servicios básicos, vivienda digna y educación, entre otros.
El Director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, expresó: “La pobreza afecta con más intensidad a los segmentos sociales de trabajadores marginales y el de obreros y empleados, así como a los hogares del conurbano bonaerense”.
El dato más preocupante y que mayor alarma género es que la pobreza afecta más fuertemente a los niños y adolescentes de 0-17 años y a los jóvenes de 18 a 29 años, y en menor medida a la población de 60 años y más. Así la encuesta de la UCA realizada sobre 5.800 casos de poblaciones urbanas superiores a los 80.000 habitantes en la Argentina, estima que durante el tercer trimestre de 2019, el 59,5% de los niños/as y adolescentes viven en hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza, siendo esa tasa la más alta de toda la serie.
En lo que refiere a las regiones urbanas en el conurbano bonaerense los niveles de pobreza por ingreso se ubicaron en el 42% mientras que en la CABA en el 31%.
Salvia destacó: “el informe se les dio a conocer tanto a las autoridades actuales como al gobierno entrante. No hay un compromiso político con ningún gobierno sino que se trata de un estudio científico que esperemos que estos datos sirvan para generar conciencia en la dirigencia política para encarar las mejores políticas”.
El informe de la UCA revela en este sentido que tanto la desigualdad persistente como la pobreza estructural son resultado de un modelo económico-productivo desequilibrado con efectos de exclusión, marginalidad y desigualdad a nivel socio-cultural, socio-demográfico y socio-ocupacional.
Una de las conclusiones del informe es que tanto la actual crisis 2018-2019, al igual que en 2008, 2014 y 2016, no ha sido destructiva del sistema productivo ni financiero formal. Sin embargo, han sido corrosivas para la micro, pequeña y mediana empresa, así como para los sectores de la economía social. El principal mecanismo de transmisión de este deterioro es la retracción del mercado interno y de las capacidades productivas del sector informal.
En lo que refiere hacia el cuarto trimestre es muy probable que se llegue a un piso de coyuntura crítica en materia socio-económica y socio-ocupacional, la reactivación no parece ser una reacción factible en el corto plazo.

Comentarios